El regalo de viajar sola

Viajar sola es un camino que puede comenzar con mucha indecisión, inseguridad y nervios, pero que en el transcurso del trayecto se irá transformando y transformándote. Es un camino donde habrán momentos duros que se convertirán en algo positivo, en ese regalo de aprender a comprenderte y a conocerte mejor.

Viajar sola es ese tiempo donde verás el mundo con tus propios ojos, con todas tus ganas y con todo tu ser, sin filtros y sin objeciones.

Es ese tiempo donde convivirás con tu dualidad, donde dialogaras contigo misma, será un tiempo de reflexión, de atreverte a descubrir, pero sobre todo de aprender a disfrutar a tu manera. Será un tiempo para desarrollar tu intuición, entenderla, nutrirla, aprender a escuchar ese sentimiento que viene muy desde adentro.

Es ese tiempo donde tú sola tendrás el poder de decidir qué hacer, qué mirar, qué camino seguir, qué aventura elegir.

Un momento para descubrir

Es ese momento para descubrir que el mundo es más amable y hospitalario de como te lo habian pintado toda tu vida, donde descubrirás que está bien hablar con extraños, que está bien sonreír sin razón, que está bien llorar, que está bien sentir y que está bien expresar tus emociones, todo es parte del proceso.

Un tiempo para desmentir tabúes sociales sobre lo que implica viajar sola, todo depende del lente con el que se mire, es un momento para atreverte a enfrentar tus miedos, para hacer amigos alrededor del mundo y para aprender a entender su cultura, a ser empático y también humilde.

Un tiempo de libertad, de sentirte capaz, de madurar, de aprender a valerte por ti misma y aprender a tenerte tanto en las buenas como en las malas, será el regalo de saber que te tienes.

Será ese momento para ser espontánea y aprender a fluir con la vida, a vivir en el presente y a enfocarte plenamente en el ahora, en lo verdaderamente importante.

Porqué todo en la vida se basa en perspectivas, en cómo aprecias y cómo percibes cada momento de tu vida.

Viajar sola es un regalo, atrévete, no te dejes llevar por un no, déjate guiar por tu sentido común y tu poder interior, sé precavida, pero sobre todo aprende a disfrutar y a vivir bajo tus propios términos, date ese regalo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *